Vikingos: 6 facetas poco conocidas que te van a sorprender

Patricia Por Patricia0 Comentarios6 min lectura353 views

Los vikingos suelen ser identificados con una modalidad de vida barbárica en la que los saqueos, el pillaje y los ataques tan sorpresivos como violentos eran moneda corriente. Sin embargo, esta descripción si bien no es equivocada, recorta algunos aspectos claves de la cultura vikinga. Sobre eso hablaremos a continuación.

Los vikingos produjeron notables avances en innovación tecnológica, métodos de navegación, arquitectura, producción de objetos, igualdad de género y agricultura. Estos aspectos, tal vez no tan conocidos, han sido eclipsados por la fama de guerreros brutales y despiadados. Por esta razón me pareció una buena idea arrojar un poco de luz sobre esas facetas desconocidas y, sin dudas, sumamente interesantes

1. Innovaciones técnicas y tecnológicas

Comencemos por la tecnología. Los vikingos dominaron como nadie la técnica de construcción y de navegación de la drakkar, un navío resistente que podía alcanzar una velocidad de casi 20 km por hora y recorrer 200 km en un día. Se han encontrado restos del siglo IX de estas naves en Gokstad, Noruega, además de otras embarcaciones vikingas encontradas en la misma región, conservadas en perfecto estado. Las embarcaciones variaban de acuerdo con su finalidad: había naves mercantiles, de carga, de guerra, etc. Sin embargo, todas presentaban ciertas características comunes, por ejemplo: el peso y diseño. Las embarcaciones vikingas eran livianas y delgadas sin que ello afectara la solidez de la estructura. Los extremos simétricos (proa y popa con la misma forma) posibilitaban el cambio de rumbo rápidamente en cualquier dirección. ¿Resultado? Embarcaciones prácticas y ágiles que les permitían navegar sin problemas tanto el mar como el río, a una velocidad superior a la habitual de la época. La habilidad demostrada tanto en el diseño como en la construcción da muestras de un grado notable de avance tecnológico con relación a los vehículos de navegación de la misma época.

La Drakkar, la famosa embaracación de los vikingos

Hay que precisar que el éxito de las expediciones comerciales marítimas fue producto de sus habilidades mercantiles y además de la excelencia en el diseño y construcción de embarcaciones. Otro hecho importante fue la creación de complejos instrumentos de navegación, algunos de ellos considerados obras maestras de la ingeniería. Por ejemplo, la sofisticada brújula solar que les permitía averiguar la latitud del lugar con un margen de error de cuatro grados con respecto a instrumentos de medición modernos.

Su dominio de la tecnología marina y experiencia en la navegación les permitiría construir una extensa red comercial la cual cubría el equivalente al territorio actual de la Europa moderna, Rusia, Oriente Medio, el norte de la India y gran parte de China. Los vikingos fueron pioneros en crear rutas comerciales por los ríos Volga y el Dniéper y fueron quienes abrieron las rutas a Constantinopla y el Imperio bizantino; también fueron los primeros en llegar al Lejano Oriente.

2. Agricultura

Eran, además, dedicados colonos y agricultores e introdujeron técnicas de cultivo innovadoras en las regiones que conquistaron y colonizaron. Cultivaban el centeno, la cebada y el trigo y complementaban estos cultivos con producción de frutos secos, huevos, pesca, cría de ganado, ovejas y cerdos.

3. Arquitectura

Las técnicas de construcción arquitectónicas utilizadas eran bastante avanzadas para su tiempo. Las fortalezas que construían eran conocidas por su simetría y precisión. Así lo certifican las recientes excavaciones de Fyrkat, nombre con el que conoce una fortaleza circular de la época vikinga ubicada cerca de Hobro, Nord Jutland, Dinamarca. Fyrkat consta de una muralla circular con un diámetro interno de 120 metros y casi 12 metros de ancho. El interior de la fortaleza se divide en cuatro secciones por medio de dos calles cruzadas que conectan las cuatro puertas pertenecientes a cada sección. En cada sección había cuatro casas de manera, de forma alargada, situadas una al lado de otra y ubicadas alrededor de un patio. La estructura impresiona por el alto grado de simetría en el diseño y la construcción.

4. Artesanías y vestimentas

Los vikingos eran también artesanos muy hábiles, capaces de crear una amplia gama de productos de alta calidad. En lo relacionado con prendas de vestir, numerosos sitios arqueológicos indican que eran expertos en trabajos en cueros y textiles junto al tejido y costura. Los artefactos vikingos hallados en Dublín incluyen husillos de madera, una amplia variedad de agujas de hueso, cientos de productos de tela y lana, carretes de hilo, y una enorme variedad de artículos de cuero, incluyendo botas y zapatos. No olvidemos que la supervivencia en el despiadado clima nórdico requería además de fortaleza física, adecuadas condiciones materiales de albergue y vestimenta.

5. Higiene personal

Un dato interesante con respecto a la higiene. Como guerreros feroces y viajeros de larguísimas distancias que eran, uno podría pensar que la higiene personal no era un tema que les preocupara particularmente. En realidad, parecería más bien lo contrario. Diversos hallazgos de pinzas, cuchillas de afeitar, peines y limpiadores de oídos hechos de hueso de animales, demuestran un cuidado personal notable para la época. Hay elementos que permiten deducir que se bañaban por lo menos una vez por semana -una frecuencia mucho mayor que la de otros europeos contemporáneos- y que disfrutaban de los baños de inmersión en aguas termales.

5. Comercialización global

A menudo pensamos en la globalización como un proceso reciente de la integración posible gracias a los avances en la tecnología. Pero los vikingos fueron en realidad pioneros en concebir el mundo globalmente y de llevar a la práctica métodos de comercialización globales. Existe una abundante cantidad de relatos sobre la conducta barbárica de los vikingos, pero para obtener una versión histórica lo más objetiva posible, conviene no confundir mitos con hechos. La verdad es que los vikingos no siempre produjeron un efecto destructivo sobre los cientos de sitios a los que arribaron. No es verdad tampoco que la metodología habitual de conquista fuera el saqueo o la sumisión de la mayor parte de los pueblos que encontraron, aunque sí eran, efectivamente, traficantes de esclavos. Los vikingos fueron los comerciantes más prominentes de su época, y al igual que los comerciantes de hoy, su motivación para globalizar fue en gran parte de carácter económico. Pero también, y esto es importante aclararlo, intentaban expandir su influencia cultural en las áreas conquistadas. Por esa razón integraban sus asentamientos (predominantemente masculinos) a la cultura dominante de la región y a menudo se casaban con las mujeres locales.

6. Derechos de la mujer

El lugar que ocupaban las mujeres en la estructura social es también un hecho remarcable. Las mujeres gozaban de derechos básicos y de cierta libertad individual, condiciones que para la época eran bastante inusuales. Por ejemplo, podían heredar propiedades, pedir el divorcio y reclamar la dote cuando el matrimonio terminaba.

En síntesis, podemos decir que la cultura vikinga, frecuentemente simplificada mediante relatos míticos y verdades incompletas, exhibe comportamientos y acciones que, analizados en perspectiva, dan cuenta de una mentalidad innovadora que sentó las bases de la sociedad escandinava actual.

Nadie niega que los vikingos era guerreros despiadados que hicieron uso de métodos de ataques violentos para conquistar territorios, pero no fue solo eso lo que promovió su expansión. Su espíritu inquieto e innovador, ciertas concepciones que podríamos llamar “modernas” como la condición de la mujer, la capacidad de desarrollo tecnológico y las habilidades comerciales fueron factores que les permitieron a los vikingos gozar de un gran poderío comercial y una influencia cultural enorme sobre una inmensa porción del planeta.

¿Qué opinás?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sin comentarios aún.