La vía negativa: quitar para agregar

Patricia Por Patricia0 Comentarios2 min lectura1.4K views

Dicen que para Miguel Ángel esculpir el David fue una tarea bastante sencilla: extrajo del enorme bloque de mármol todo lo que no fuera David y ¡voilà! el coloso de piedra emergió con la inmensa potencia propia de las obras maestras universales y atemporales. Visto así, la técnica de la escultura consiste simplemente en retirar del bloque de piedra el material sobrante que cubre y oculta la figura que el artista desea esculpir. La obra de arte está ahí y es tarea del artista liberarla.

El método de quitar todo lo que no sea relevante o de eliminar lo superfluo para llegar al propósito último se lo conoce como “vía negativa”. Los pensadores griegos, romanos y medievales utilizaban la vía negativa para aproximarse a la idea de Dios o de divinidad suprema. Definir “Dios” era complicado para los teólogos. Se entiende, no es fácil saber qué es Dios. Pero saber “qué no es Dios”, no es tan difícil. Todos sabemos lo que no es Dios, pensaban con razón los teólogos del mundo antiguo y medieval.

Apliquemos el razonamiento a nuestra vida actual y contemporánea. Por ejemplo, es difícil determinar el camino que conduce al éxito o saber qué hay que hacer para conseguirlo. Pero todos más o menos sabemos lo que no hay que hacer, las conductas y acciones dañinas que impiden alcanzarlo o que directamente lo destruyen. Eliminando estos comportamientos de la vida, es posible que nos aproximemos a lo que estamos buscando.

De eso se trata justamente la vía negativa: eliminar el ruido, lo que sobra, lo que está de más, lo innecesario, para que la verdad, la belleza, el ideal o el potencial aflore.

“Vi un ángel en el mármol y tallé hasta dejarlo en libertad”, dicen que dijo Miguel Ángel cuando le preguntaron sobre la figura de un ángel que acababa de esculpir. O que acababa de liberar, aplicando el método de la vía negativa.

¿Qué opinás?

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Sin comentarios aún.