¿Qué es “ser auténtico”?

Patricia Por Patricia0 Comentarios2 min lectura2K views

“Mi principal virtud es ser auténtico/a”, suelen repetir famosos y famosas nacionales e internacionales cuando se les pregunta sobre virtudes personales. Un aspecto curioso de la autenticidad es que algunas personas la consideran una virtud y otras, un defecto. Entonces, cuando se les pregunta sobre sus defectos responden: “ A veces soy demasiado auténtico”, a lo que le suelen agregar y “demasiado frontal” o “directo” o “voy siempre a frente” y frases de honestidad y frontalidad por el estilo. Ante la evidente ambigüedad semántica del término, cabe entonces preguntarse ¿Qué es en realidad “ser auténtico”?

Hacer y decir lo primero que a uno se lo ocurra, sin filtros y sin consideración alguna sobre las consecuencias que pueda generar, puede ser para algunos una manera de ser auténticos. Para otros, es simplemente irresponsabilidad o, lisa y llanamente, estupidez. La autenticidad como impulsividad irrefrenable, no suele ser en general una actitud de vida particularmente fructífera y constructiva. Más bien, todo lo contrario.

Prefiero asociar la idea de “ser auténtico” a ser consistente y congruente. Actuar de la misma manera en público y en privado. Diría que alguien es auténtico cuando alinea acción con pensamiento y palabra, y es y hace lo que dice y promete ser y hacer. Ser auténtico tiene mucho que ver con integridad: quien es auténtico es también íntegro. Una sola pieza, sólida y confiable.

Alguien auténtico no defrauda, porque cuando debe admitir que se equivocó, lo hace sin vueltas y sin excusas. Auténticamente. Me parece que son auténticos quienes marchan por la vida sin máscaras de ocasión pues simplemente no las necesitan. Ser auténtico tiene que ver con cierta fortaleza de saberse humano e imperfecto y, con toda honestidad, reconocerlo.

Creo, en fin, que la autenticidad se nota o para decirlo de otro modo, lo que se nota es la falta de ella o los esfuerzos forzados por aparentarla y exagerarla. La autenticidad que no es tal se siente, se percibe, se ve y causa la misma impresión que esas plantas de plástico en maceta, con un poco de tierra húmeda alrededor: un embuste bastante burdo que se revela fácilmente ante la primera mirada atenta.

¿Qué opinás?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sin comentarios aún.