El cuento del pescador y el empresario

Patricia Por Patricia0 Comentarios2 min lectura1.2K views

Conoce el lector o lectora el cuento del pescador y el empresario? Es una historia brasileña bastante conocida, anónima, popularizada por Paulo Coelho y que ilustra de manera simple y magistral el sinsentido de la ambición desmedida por el dinero frente a las cosas verdaderamente importantes de la vida.  Dice así:

“Un hombre muy rico, empresario, paseaba por un puerto cuando se encontró con un modesto pescador. El pescador, con destreza, lanzaba y levantaba las redes desde su pequeña barca y colocaba los peces capturados en un cubo que estaba casi lleno. El rico empresario se acercó y comenzó a hablarle:

– Veo que tiene una gran habilidad para pescar. Usted solo y con esa pequeña barca ha conseguido una gran cantidad de peces. ¿Cuánto tiempo le dedica a la pesca?

El pescador respondió:

–  La verdad es que nunca me levanto antes de las 8:30. Desayuno con mis hijos y mi mujer, acompaño a mis hijos al colegio, a mi mujer al trabajo, vuelvo a casa, leo el periódico y después vengo al puerto y preparo mi barca. Trabajo una hora u hora y media, como mucho, y pesco solo los peces que necesito, ni más ni menos. Luego regreso a casa, paso la tarde tranquilo hasta que llegan mis hijos y mi mujer y disfrutamos juntos haciendo los deberes, paseando, jugando, preparando la comida. Algunas tardes las paso con mis amigos tocando la guitarra.

– ¿Entonces lo que me está diciendo que en solo una hora y media ha pescado toda esta cantidad? ¡Usted es un pescador extraordinario! ¿Ha pensado en dedicar más horas al día a la pesca?

– ¿Para qué?

–  Porque si invierte más tiempo en pescar, 8 horas por ejemplo, usted multiplicaría por 8 la cantidad de peces ¡y ganaría mucho más dinero!

– ¿Para qué?

– Bueno, al ganar más dinero podría reinvertirlo en una barca más grande, e inclusive contratar a pescadores para que trabajen para usted, ¡y así podría seguir multiplicando la cantidad de peces y las ganancias!

– ¿Para qué?

– Con este incremento de facturación, ¡su beneficio neto sería impresionante! El cash flow sería el indicado para adquirir una pequeña flota de barcos y crecer hasta crear una empresa pesquera que lo haría muy rico.

– ¿Para qué?

– Pero… ¿no entiende? Usted, como dueño de ese pequeño imperio de pesca, solo tendría que preocuparse por dirigir la empresa y dispondría de todo el tiempo del mundo para hacer lo que le viniera en gana. No tendría que madrugar nunca más, podría desayunar cada día con su familia, podría acompañar a su mujer al trabajo, a los niños al colegio, jugar con ellos por la tarde, tocar la guitarra con sus amigos…”.

¿Qué opinás?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sin comentarios aún.